Empatía y comunicación son las cualidades más valoradas por los trabajadores en sus jefes

Las nuevas formas de consumo, producción y de trabajo han puesto en jaque a quienes se encuentran encargados de liderar los cambios y procesos continuos hacia una transición a lo digital. Tanto asi, que el prototipo de jefe estricto y autoritario ha pasado a un segundo plano, e incluso ya se encuentra en peligro de extinción, mientras que la empatía y la comunicación están entre las principales cualidades que más sobresalen respecto de lo que valoran los trabajadores en sus mandos altos. 

 

El gerente general de Trabajando.com, Ramon Rodriguez, explica que son las firmas las que deben apostar a tener excelentes líderes a su disposición, más que solamente jefes. "Un buen líder logra identificar las fortalezas de cada uno de los integrantes de su equipo para potenciarlas en pro de los resultados que la empresa busca", dice.

 

De acuerdo con una encuesta elaborada por Trabajando.com, el 55,2 % de los colaboradores concuerdan con que una jefatura empática y comunicativa es la base con que deben contar las organizaciones. En tanto, de las cualidades consultadas, la que estiman de menor importancia es la inspiración, seguida por la flexibilidad y la capacidad de asumir riesgos.

 

Marco Antonio Muñoz, managing partner de Aktion Advisors, señaa que una de las claves para generar esta transición es contar con la ayuda de un buen liderazgo, el cual pueda repensar la estructura y cultura de las organización para transformarla en una que sea adaptativa. "Esto implica, por ejemplo, que no solo se debe delegar y fijar objetivos, sino que además se debe instaurar una genuina cultura de self management y de accountability, lo que significa que cada colaborador de la empresa puede gestionar estratégicamente sus objetivos. Así, los nuevos ejecutivos deben ser adaptables, flexibles y con capacidad analitíca", explica.

 

Al igual que con la importancia que les brindan a las cualidades del liderazgo, de los resultados de la encuesta se desprende que el 47,6 % de los trabajadores comenta que su jefatura actual es empática y comunicativa, lo que egenera un buen ambiente laboral al realizar un match entre los intereses de los colaboradores y la personalidad del empleador. 

 

Rodríguez, dice que "las organizaciones cada vez responden más a estructuras planas versus las jerarquizadas, por eso el rol de un buen l´der resulta aún más importante y estratégico".

 

Esto habla de una calidad de liderazgo que se transmite en un bienestar en el trabajo. Según Marcelo Lobos de Geyter, gerente de proyectos de Stratam y fundador de 2talk, la escucha activa y la capacidad de los líderes de ponerse en el lugar de los miembros del equipo promueve una comunicación fluida, honesta y efectiva entre los distintos actores de una organización. Esto va de la mano con notificaciones y feedbacks que promueven un mejor desempeño de los colaboradores. 

 

71 % se cambiaria de trabajo si no hace match con su jefatura

 

Para Marco Antonio Muñoz, un líder debe tener la capacidad de entender que una cultura no consiste en un formato único y estandarizado para todos, sino que diferentes puntos de vista que aportan desde distintas miradas, lo que supone un factor clave para las empresas de hoy y para las relaciones laborales que se gesten dentro de ellas. 

 

Tanto es lo que se valora esta diversidad, que siete de cada diez trabajadores declaran que consideran determinante la personalidad de su jefe a la hora de pensar en cambiarse de trabajo. El 28 % dice que si dejaría una organización si su jefatura no se acoge a aun modelo moderno de liderazgo o a sus preferencias. 

 

Para el gerente general de Trabajando.com, el rol que juega el jefe resulta clve en la permanencia de su equipo, ya que "mas del 70 % de los encuestados considera que la personalidad de él es determinante para cambiarse de empleo". 

 

En cuanto a las preferencias de edad de quienes lideran las organizaciones, ests resultan indiferentes para los trabajadores, ya que el 65,1 % declara que no importa los años que tenga su jefatura, siempre y cuando su gestión se realice de buena forma trascendiendo generaciones y compartimientos propios de estas. Sólo un 15 % prefiere que esta sea de 5 a 10 años mayor que ellos.

 

Diego Aguirre
- El Mercurio -

Publicación original

 

Noticias y tips laborales: