38% de los chilenos, está de acuerdo con las relaciones amorosas en el trabajo

La mayoría de la gente pasa en la oficina la mayor parte del día, por lo que en muchos casos resulta imposible no formar  relaciones valiosas de amistad que trascienden el lugar de trabajo. ¿Pero qué ocurre cuándo estas relaciones se transforman en algo más, relaciones amorosas entre compañeros o, entre jefe y subordinado?

 

Con respecto a esto, Trabajando.com realizó un estudio a más de 2.700 personas, donde se les consultó si alguna vez habían tenido una relación amorosa en el trabajo, un 52%  lo niega y sostiene que “jamás tendrían una relación en la oficina”, por su parte, un 15% opinó que aunque no han tenido una relación de estas, “si se diera la oportunidad lo harían”, otro 16% las ha tenido, “pero de manera oculta”, sin embargo otro 9% declaró que “las ha tenido y de forma pública”, por último un 8% afirma estar actualmente en una relación de este tipo.

 

Al momento de preguntarles si en su trabajo son permitidos los romances entre compañeros, un 40% señala que lo desconoce, seguidos por un 26% que indica que no y un 23% que afirma que sí son permitidos . El 11% restante se abstuvo de responder.

 

“En general todos piensan que mantener una relación en el trabajo puede ser un comportamiento inadecuado que afectará su imagen profesional, por lo que muchos se abstienen de responder o se inclinan por contestar “lo aceptable” y no lo real, dada la misma percepción” señala Ramón Rodriguez, Gerente General de Trabajando.com

 

Lo más difícil de tener una relación en la oficina, según lo indicó el 41% de los encuestados es “no confundir los roles, el de pareja y compañero de trabajo”, por su parte a un 20% les cuesta más “mantener el profesionalismo y hacer como si nada. Por ejemplo, cuando están enojados”.

 

Otros, un 13%, se ven más afectados por “los rumores de pasillo o que los compañeros quieran tomar partido en la relación, sin embargo, manifiestan su descontento por “tener que ocultarse, y no hacer demostraciones de cariño” según lo indicado por el 10% de los encuestados.

 

Contrario a lo anterior, hay parejas que podrían considerarse más independientes y representan al 10% de los encuestados, quienes argumentan como una dificultad, el “compartir todo el dia juntos”, lo que no les permite desconectarse del trabajo, porque al terminar su horario laboral, quien lo acompaña, además de ser su pareja, es también un compañero de trabajo.

 

Tan sólo un 6% se preocupa por “el manejo de información confidencial que pueda afectar a la pareja”, lo que sostienen, es también una dificultad que se debe considerar antes de mantener este tipo de relaciones.

Bajo esta última premisa, Ramón Rodríguez opina que “si bien las personas tienen derecho a la vida privada y a la intimidad, lo que está declarado constitucionalmente, se debe considerar que bajo esta misma libertad, una empresa pudiera declarar excepciones por diferentes motivos, por ejemplo en aquellas que se deban asegurar por regulación segregaciones de roles, en áreas de control interno o relaciones que involucran a subordinado y jefe. En estos casos, debiera ser razonable que la empresa declare con anterioridad y en forma abierta la forma de poder continuar con la relación sentimental y no tener dificultades en el desempeño de las labores de la empresas”.

Noticias y tips laborales: