Consejos Laborales

Trabajos estacionales: ¿Cómo buscar trabajo en verano?

Se acerca el término del año comienza la temporada de trabajos temporales, las empresas buscan apoyo y puedes aprovechar esta instancia, ya que se abren nuevas vacantes, sobre todo para jóvenes que están con disponibilidad por periodo de vacaciones.

beneficios:

-          Ganar experiencia en una empresa.

-          En base a tu desempeño, puedes optar por continuar trabajando en la empresa.

-          El mercado ofrece múltiples opciones.

-       Puedes ampliar tu red de contactos, al conocer y relacionarte con diferentes profesionales.

Como Consultora de Empleabilidad, recomendamos comenzar la búsqueda meses previos al inicio de la temporada, para asegurarnos que la empresa a la cual queremos postular tendrá disponibilidad, así como también tendrás tiempo para evaluar las diferentes opciones que ofrece el mercado.

A continuación te entregamos algunos tips para realizar la búsqueda de manera adecuada:

-          Identifica qué tipo de trabajo te gustaría realizar en esta fecha.

-          Actualiza tu perfil, es decir, ten tu información vigente, en todos los medios de búsqueda.

-          Mantén un horario para generar la búsqueda, siendo constante en ésta, postulando mínimo 3 veces a la semana (siempre y cuando existan ofertas que se ajusten a tu perfil e intereses).

-          Lleva un registro de tus postulaciones, para tener un control y estar al tanto de donde te pueden llamar para una entrevista.

-          Utiliza tus redes de contactos, para que estén al tanto de lo que andas buscando y puedan referirte si calzas con el perfil de la empresa.

-          Una vez que encuentres un trabajo atractivo, lee tus deberes y derechos como trabajador de temporada, para evitar posibles desacuerdos.

Código del trabajo

El Código del Trabajo establece ciertas obligaciones para las empresas y los trabajadores. Y en el caso de los trabajos temporales, la norma en Chile no contempla un contrato de trabajo para la modalidad part time, pero sí permite establecer contratos para jornada de tiempo parcial, que equivalen a no más de 30 horas semanales.

Es fundamental que en el contrato se estipule cuánto es el tiempo que durará el empleo y el empleador debe establecer explícitamente cuándo concluye.

Cuando hablamos de un trabajo por un tiempo determinado, o de duración inferior a 30 días, el contrato debe celebrarse en un plazo máximo de 5 días desde que se inicia la prestación de servicios.

El trabajador de jornada parcial tiene los mismos derechos que el de jornada completa, claro que con dos excepciones: tendrá un tope proporcional en lo que se refiere a gratificaciones y la base de cálculo para la indemnización legal podrá determinarse de más de una forma.

Es importante formalizar la relación contractual, ya que de no hacerlo se considerará una infracción que se sanciona con una multa de entre 1 y 5 UTM para la empresa. Si es el trabajador el que se niega a firmar, el empleador debe notificar a la Inspección del Trabajo; de mantenerse esta actitud, el trabajador puede ser despedido sin derecho a indemnización.

Las partes pueden pactar alternativas de distribución de jornadas, caso en el cual el empleador, con una antelación mínima de una semana, está facultado para determinar entre una de las alternativas, la que regirá en la semana o período superior siguiente.

Este tipo de empleados gozan del mismo derecho en cuanto a salud y AFP. Teniendo un contrato, queda totalmente amparado por el beneficio de los dos ítems. Y en caso de ser despedido, las causales son exactamente las mismas en cualquier tipo de contrato y se encuentran contenidas en los artículos 159, 160, 161 y 163 bis del Código del Trabajo.

Otro caso es el de los practicantes. Aquí el Código del Trabajo no establece la necesidad de celebrar un contrato de trabajo para los servicios que preste un alumno o egresado de educación superior por concepto de práctica profesional, pero sí subraya en que el empleador debe proporcionarle a ese estudiante beneficios de colación y movilización, o bien cancelar una asignación compensatoria que cubra esos gastos, lo que no constituye remuneración.

¿Qué pasa con los extranjeros?

El trabajador(a) extranjero sólo puede iniciar su actividad laboral una vez que haya obtenido la visa de residencia correspondiente en Chile o el permiso especial de trabajo para extranjeros.

La Ley de Extranjería contempla los siguientes permisos de residencia y autorizaciones de trabajo:

- Visa temporaria

- Visa sujeta a contrato

- Permiso para trabajar con visa de estudiante

- Permiso para trabajar como turista

REQUISITOS PARA TRABAJAR EN CHILE

 · La empresa, institución o persona que contrate al trabajador(a) extranjero(a) debe tener domicilio legal en Chile.

· El contrato de trabajo debe firmarse en Chile ante notario, por el empleador(a) y el trabajador(a) o quien lo represente.

· Los(as) profesionales o técnicos(as) especializados(as) tendrán que acreditar su título respectivo, debidamente legalizado en el Consulado de Chile en el país origen y posteriormente en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Chile.

· Las actividades desarrolladas por el trabajador(a) en Chile no pueden ser consideradas como peligrosas o atentatorias para la seguridad nacional.

· La contratación del trabajador(a) debe cumplir con todas las disposiciones laborales y previsionales pertinentes, más las que exige el Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior para la obtención de visa sujeta a contrato de trabajo.

¿Necesitas que te orientemos?

Nuestro equipo de consultores te ayudará a elegir el servicio o módulo de empleabilidad que más se ajuste a tus necesidades, según tu experiencia, carrera o historia laboral.

Más información http://www.jobhunter.cl/servicios-personas

Job Hunter Contáctanos al (22) 798 19 27 - jobhunter.cl@trabajando.com

Síguenos

Encuestas

¿Tomarás vacaciones en verano?