Consejos Laborales

El 82% de los chilenos ha presentado algún cuadro de estrés laboral el último año

El exceso de trabajo, las reuniones, las obligaciones, un agitado ambiente laboral o una vida saturada de actividades son situaciones cotidianas que marcan la pauta en la vida moderna. Sin embargo, ante estos escenarios existen muchas personas que sucumben y caen en cuadros de estrés, depresión o ansiedad laboral. Para conocer la realidad de los chilenos frente a este tema, es que Trabajando.com realizó una encuesta a más de 2 mil usuarios de la comunidad laboral durante el mes de julio 2015.

Al consultarles si han presentado alguna de las siguientes enfermedades relacionadas con el trabajo el último año, un 32% señaló estrés, el 25% ansiedad, un 14% insomnio y un 11% depresión. El restante 18% aseguró que ninguna de las anteriores.

El 46% de quienes han presentado alguna de las enfermedades mencionadas anteriormente lo atribuye a una sobrecarga de responsabilidades, un 36% a un ambiente laboral inadecuado, un 12% a una alteración de los ritmos biológicos y un 6% a las condiciones laborales físicas inadecuadas.

Javier Romero, director de la Escuela de Psicología de la Universidad Central y sociólogo, señala que la encuesta es un reflejo de lo que se percibe en el ambiente: “Estamos en una sociedad que enfatiza el trabajo y una reacción adaptativa es generar el estrés, que es una alerta de cómo me estoy relacionando con ese ámbito. Es un tema que podría depender de la gestión del trabajo. El ambiente inadecuado también se puede trabajar, para eso existe el diseño de ambientes laborales. Son variables que pueden ser manejadas, sobre todo en un país como el nuestro, donde existe una alta especialización de postgrados en estas materias. Hay mucha gente que está sufriendo en lo íntimo al no acudir a un especialista, lo que significa que puede explotar en la casa, en la relación de pareja o en cualquier lugar, porque el estrés siempre explota. El no tratarse puede llevar al ‘síndrome del quemador (burn out)’, donde la situación se torna incontrolable”.

Al consultarles sobre si han buscado o no ayuda profesional, un 71% señaló que no y un 29% que sí lo ha hecho.

Por su parte, un 61% señaló no tomar remedios para combatir estos cuadros, mientras que un 39% aseguró lo contrario.

El aumento en el número de personas con trastornos de ansiedad, depresión o estrés también lo han notado los laboratorios farmacéuticos. “El escenario era bien previsible, ya que los propios psiquiatras nos han comentado sobre el aumento de casos de ansiedad, gatillados por una evidente rabia generalizada, seguida de descontento y poca fe en un futuro prometedor, y optamos por adelantarnos y solicitar a Francia una partida extra de Stresam (ansiolítico recomendado para personas activas), que debiera estar llegando en los próximos días, como una forma de paliar esta inusual demanda de entre un 10% y 15%”, aclaró Rodrigo Muñoz, director técnico de Stresam (de laboratorio Axon Pharma).

El 43% de los encuestados señaló que es primera vez que tiene un cuadro de estas características, mientras que un 57% aseguró haber tenido alguna de estas enfermedades anteriormente.

Finalmente, al consultarles a los encuestados cómo las empresas donde trabajan se hacen cargo de este tipo de situaciones, un 46% aseguró que para ellas este tema le es indiferente, un 34% de ellas no lo toma bien y hace sentir a sus trabajadores como una carga más, un 15% señaló que su empresa es comprensiva, pero que sin embargo no toma medidas al respecto y solo un 5% de ellas se preocupa de disminuir el estrés en sus trabajadores.

“Es importante no olvidar que el estrés laboral trae consigo una serie de consecuencias que a la larga también influyen en la productividad de una empresa. El clima organizacional es uno de los primeros puntos en verse afectados. Una persona con estrés, depresión o ansiedad sin duda va a afectar a la relación que tiene con los demás compañeros, principalmente con su equipo de trabajo, lo que claramente afecta el desempeño en general. Otro efecto del estrés laboral tiene que ver con la falta de motivación e insatisfacción de la persona en y hacia el trabajo, lo que también repercute directamente en los niveles de productividad de una compañía. Finalmente, y si es que el grado de estrés es mucho mayor, puede influir y provocar consecuencias como ausentismo laboral o, incluso, aumento de accidentes. De ahí la importancia de ver este tema con la cautela que requiere” finaliza Álvaro Vargas, gerente general de Trabajando.com Chile.

 

 

Noticias y tips laborales: